Se burlan de ella por sus ¨asquerosas¨ piernas pero ella les calla la boca de una forma brillante

En esta ocasión les vamos a presentar la historia de la estadounidense Jacqueline Adan que llego a pesar 227 kilogramos, pero fue capaz de perder con un gran esfuerzo increíble cerca 160 kilogramos.

La perdida de peso no pasó sin consecuencias: lo que ella estaba sufriendo es porque tenía mucha piel extra. La mujer está muy orgullosa de su realización, pero sigue siendo insegura.

En su Instagram, Jacqueline escribió que se iba de vacaciones a México hace un par de semanas. Allí, por primera vez en un largo período, la chica estaba en un traje de baño y ella no cubría sus piernas.

Pero cuando ella llegaba a caminar por la piscina o al ir de paseo a la playa, ella todavía sentía como que aun pesaba 250 libras. “En el otro lado de la piscina escucho personas que comenzaron a reírse y señalarme con el dedo cuando me quité la ropa.”

¿Pero fue lo qué hice? Tomé una respiración profunda, sonrió, y me fui a la piscina. Fue un gran momento para mí. He cambiado.

Ya no soy la misma. “Sí, tengo mucha piel extra, me siento insegura a veces, y sí, todavía puedo reír”, comento Jacqueline.

Ella dijo que ya no permitiría que nadie influencie sobre su estado de ánimo y su vida. No me conocen. No saben cuánto trabajé para perder 160 kilos.

No saben cómo me estoy recuperándome de algunas cirugías muy serias. No tienen derecho a sentarse, a mostrarme con un dedo y reír.

Jacqueline también escribió que lo más importante es cómo te ves a ti mismo y te sientes y “que amarte a ti mismo como eres es muy difícil”, pero tienes que esforzarte más para poder lograrlo.

Realmente esperamos haya disfrutado de este articulo y por favor compártalo con tus familiares y amigos.