En aduana escucharon un sonido que venía de unas botellas y al mirar vieron unos raros ojos y no podían creerlo

En este mundo existen cientos de personas que suelen ganar dinero fácil, y se dedican hacer cientos de cosas diferentes que muchas personas no se imaginan para ganarse un peso.

Como en esta ocasión. En aduana escucharon un sonido que venía de unas botellas y al mirar vieron unos raros ojos y no podían creerlo. Te invitamos a leer esta información hasta al final.

Según investigaciones estos echos ocurrió en Indonesia, donde personas capacitadas estaban tras la
de un grupo de contrabandistas y llegó el momento de su captura.

Al llegar a lugar de los echos las personas capacitadas se llevaron una gran sorpresa. por que este grupo se dedicaba al tráfico de aves cacatúas y además de una manera terriblemente cruel.

Les parecerá no creíble, pero introducían las aves en unas pequeñas botellas de plástico donde quedaban sumamente apretadas. Así colocaban varias y las transportaban. Por lo macabro del procedimiento casi la mitad de las aves mueren antes de llegar a su destino, no soportan el viaje.

Las autoridades aduanales del puerto de Tanjung Perak de Surabaya escucharon ruidos extraños y decidieron revisar los equipajes llevándose la gran impresión al ver alrededor de 24 cacatúas cresta dorada en las condiciones expuestas.

El propósito era el comercio de estas aves exóticas y codiciadas que se hallan en peligro de extinción. Por este motivo son muy codiciadas por las personas con dinero quienes desean tenerlas en sus casas y llegan a pagar grandes cantidades de dinero por ellas.

Hasta 900 dólares y más piden los traficantes por ellas.

Como malos resultados de la ambición de estas personas y el capricho de quienes tienen dinero, estas aves están por desaparecer del planeta.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y los Recursos Naturales, hizo del conocimiento público que, para 2007, se contaba con 7 mil especímenes y que, si los humanos continuaban cazándolas por interés económico, muy pronto se extinguirían.

Es una muestra de lo mal que puede estar la sociedad por ambición.

Realmente estos hermosos animales deben estar en su hábitat natural, como muchos otros. Las personas deberían entender que para lucir un animal exótico en su casa, muchos han muerto en ese trayecto.

De modo que el ser humano puede contener más maldad que cualquier bestia salvaje. Nada justifica acciones como esta.